sábado, 2 de octubre de 2010

Despertar

La habitación está oscura, no entra nada de luz... silencio, no se oye absolútamente nada, sólamente el romper de las olas del mar. Tengo ganas de levantarme y abrir la ventana para ver como amanece el día, pero se está tan agustito en la cama. Todo lo que más quiero está a mi alrededor en ésta fantástica habitación de hotel... A mi derecha, mi niña, mi peke, que está en su sueño, y de vez en cuando da algún balbuceo... ¿estará escuchando también el mar? a mi izquierda mi compañero, bueno, mi marido... tengo la certeza que él no esta escuchando todavía nada.

Hemos dormido en un camping de playa, hemos dormido encima del adriático... ambos muy bonitos despertares... pero ésta canción de cuna de fondo hace que te quedes en la cama.

La curiosidad me supera, me levanto, pero no abro las persianas, me dirijo a la habitación de al lado, aqui, la luz se cuela entre las cortinas... no puedo aguantar más y las abro... abro también la ventana... se oye más fuerte el ruido.. y el olor.

No hace ni gota de aire, ni gota de frío... el sol por eso no asoma... que vistas más bonitas... se ve el paseo, la playa y claro.. el mar ... porque estamos justo encima de él en un "acantilado".

No voy a calificarlo, ni voy tampoco a compararlo, es sencillamente un bonito despertar... permitirme que lo siga disfrutando.

1 comentario: