jueves, 20 de octubre de 2011

Madre no hay más que una

Poquito a poco se van moderando las temperaturas y el otoño va asomando, por fin, la cabeza.  Y con él las actividades que tenemos preparadas.  El viernes pasado nos mandaron deberes desde la guardería de Isona:  "traer cosas para ayudarnos a decorar la clase con ambiente otoñal".  ¿Cual fue el juego?  Recoger todas las hojas bonitas desde la guardería hasta el portal de casa.
Al principio entramos en conflicto porque a Isona siempre le estoy diciendo que las cosas del suelo no se cogen y estuvo un buen rato con el "mama, no!!" hasta que entendió, "Fulles si" (Hojas, si)... qué le dije...
Recogimos tantas hojas que servían para empapelar la casa entera y decidimos acabar la tarde jugando con esas hojas...
Material:
-  Trozo de papel de embalar (en éste caso amarillito).
-  Colores de madera, de colores cálidos (amarillo, naranja, marrón, rojo, etc.)
-  Forro de libros.
Paso 1:  Hacer un mega-dibujo en el mural, como aquí vale todo, se pueden pintar también las hojas, claro!!
 Paso 2:  Elegir las hojas, de tamaños, formas y colores diferentes y que la mama (porque Isona en éste caso todavía es pequeña), pegarlas con el forro.  Y claro, se sigue con el mega-dibujo.
 Paso3:  Disfrutar de una tarde en contacto con la naturaleza y el otoño que va llegando.
El resultado final no puedo enseñároslo, porque está colgado en la habitación de juegos que todavía no está terminada

Espero que os haya gustado!!   FeLiZ JuEvEs!!!!

1 comentario:

  1. Um,yo también quiero....!!! Anda que no pienso yo disfrutar también, tiempo al tiempo!

    ResponderEliminar