domingo, 14 de octubre de 2012

Cogito ergo sum...

Oigo como carros pasar (ruido que me pone en alerta de que fuera llueve), sigo en la cama, con el edredón de entretiempo... que bien se está... alargo todo lo que puedo este ratito hasta que un "mama se ha hecho de día" se oye desde la habitación de al lado, seguido de un "mama ya estoy despierta"... espero la tercera frase... "mama me oyes?"... y vuelta a empezar... se acabó mi tiempo... ARRIBA...
-  Buenos días mi niña como has dormido?
-  En la cama (si el como lo cambia por un donde)
-  Te quieres levantar ya?
-  Mama mira, ya es de día!!  
-  Pues venga al baño y al comedor. ( y de camino)
-  Mama donde iremos hoy.
-  Hoy no creo que vayamos a ningún sitio... está lloviendo.
-  Pues cogemos las botas y el paraguas y ya está.
A veces no se porque hablo, porque la respuesta es obvia, los pekes no le hacen pereza a muchas cosas pero a mi pasear sola bajo la lluvia no me hace, pero toda la comitiva... es un show...
El plan avanza y parece confirmarse los planes de paseo bajo la lluvia, pero... pero... un PERO en mayúsculas!!!  Nos dejamos la botas donde siempre!!!! y habrá que salir en deportivas!!!  Sinónimo de pies chorreando porque los charcos hay que saltarlos...
Una vez en casa, cambio de ropita, secador para el pelo y calcetines calentitos del secador... oohhhh.... y detallazo del papi... un bol de palomitas!!!!!!  que más se puede pedir para un domingo???  siii, el momento mantita en el sofá... pues lo hubo!!!! jejejeje


Pienso, luego existo...  
Llueve, luego plan genial...

1 comentario:

  1. Os dejásteis las botas allí? Bueno, como bien dices, los días de lluvia para los niños, no solo no les da pereza salir, sino que para ellos es un aliciente eso de ir pisando los charcos, jeje!
    Besines.

    ResponderEliminar